Inicio
Historia
Personal del Instituto
doctorado
Bienio en Teología Pastoral
Másteres
Másteres
Actualización Teológico Pastoral
Actualización Teológico Pastoral
Formación Permanente
Escuela de Agentes de Pastoral
Másteres
Acrtividades
Acrtividades
Talleres de extensión pastoral
Semana de Teología Pastoral
Acrtividades
Lectura creyente de la actualidad
Videos y audios
Personal del Instituto
Semana de Teología Pastoral
Contactos


Entrar en el aula virtual
Catálogo de la biblioteca del ISP

Universidad Pontificia de Salamanca

Campus Madrid

Facultad de Teología - Sección de Teología Pastoral

Instituto Superior de Pastoral

Biografía

Juan Martín Velasco, director del Instituto Superior de Pastoral  durante tres periodos: de 1973 a 1976, de 1987 a 1999 y de 2001 a 2003, nació en Santa Cruz del Valle (Ávila) el 8 de marzo de 1934. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario de Madrid (1944-1956), donde fue ordenado sacerdote el 9 septiembre de 1956.

 

Marchó después a la Universidad Católica de Lovaina para ampliar su formación filosófica (1956-60) trabajando junto a los profesores A. Dondeyne, A. de Waelheus y G. van Rict. Tras su licenciatura en aquella Universidad amplió estudios en Paris, en la Sorbona, asistiendo a los cursos de P. Ricoeur, y preparó la tesis doctoral en Filosofía sobre H. Duméry, que presentaría en 1961 en la Universidad belga bajo el título de La philosophie de la religion selon H. Duméry. Etudes de sa méthode et de ses présupposés philosophiques. Marchó posteriormente a Freiburg i. Br. (Alemania) para proseguir sus estudios sobre Filosofía de la Religión, Teología Fundamental y Fenomenología de la Religión junto a B. Welte.


De regreso en España, se incorporó al grupo de profesores del Instituto Sujperior de Pastoral cuando el Centro se transladó a Madríd en 1964,  y enseñó Fenomenología de la Religión en la Facultad de Filosofía de Alcalá y Comillas como profesor invitado (1970-75), y en el Centro de estudios del Seminario de Madrid (actual Universidad Eclesiástica de San Dámaso). Desde 1972 pasó a ser catedrático de Fenomenología y Filosofía de la Religión en el Instituto Superior de Pastoral de la Universidad Pontificia de Salamanca con sede en Madrid. Fue profesor invitado en la Universidad Pontificia Comillas, en la Facultad de Teología de Barcelona, y en la Universidad Iberoamericana (México); colaborador académico del Instituto Fe y Secularidad.


Juan Martín Velasco, era uno de los más destacados y cualificados especialistas en nuestro país en el ámbito de la Filosofía de la Religión, parte en su investigación de una reflexión sobre el hecho religioso presente en la historia, recogido en su obra Fenomenología de la Religión, aparecida como primera parte de Filosofía de la Religión, publicada conjuntamente con J. Gómez Caffarena. A partir de este estudio inicial, el cultivo de la Fenomenología de la Religión lo llevó a estudiar varios aspectos fundamentales del fenómeno religioso, tales como: Dios, el rito, el milagro, el sacrificio, el problema del mal en la historia de las diversas religiones, la experiencia religiosa, el fenómeno místico... E investigó la situación de la religión en la sociedad contemporánea, analizando problemas como la secularización, el hecho de la increencia y la transmisión de la fe.


Junto a su actividad intelectual y académica desarrolló una reconocida, y muchas veces callada actividad pastoral, como presbítero da la diócesis de Madrid. Fue delegado de emigración de la Diócesis de Madrid-Alcalá (1962-1977). Rector del Seminario de Madrid (1977-1987). Y Vicario parroquial de la Parroquia de S. Pablo en el barrio popular de Vallecas (1987-1997), en la que estuvo colaborando hasta el 2019, que marchó a la residencia sacerdotal San Pedro, de la calle San Bernardo de Madrid, donde se encontraba en la actualidad.

Paseo de Juan XXIII, 3 - Edificio León XIII - 28040 Madrid // Tfnos: secretaría: 915340983 - biblioteca: 915545230

En la noche del Domingo de Ramos, 5 de abril, ha fallecido Juan Martín Velasco.


Confiamos en que el Señor Resucitado lo acoja en la PAZ y la VIDA ETERNA. Descanse en paz.