Inicio
Historia
Personal del Instituto
doctorado
Bienio en Teología Pastoral
Másteres
Másteres
Actualización Teológico Pastoral
Actualización Teológico Pastoral
Formación Permanente
Másteres
Acrtividades
Acrtividades
Talleres de extensión pastoral
Semana de Teología Pastoral
Acrtividades
Lectura creyente de la actualidad
Semana de Teología Pastoral
Contactos


Entrar en el aula virtual
Catálogo de la biblioteca del ISP

Universidad Pontificia de Salamanca

Campus Madrid

Facultad de Teología - Sección de Teología Pastoral

Instituto Superior de Pastoral

Próximas actividades


Jornada de preparación litúrgica del Adviento y la Navidad


"Dejar espacio al Señor"


"Sales al encuentro del que practica gozósamene la justicia

y recuerda tus caminos" (Is 64,4)

Sábado, 25 de noviembre 2017

de 10:00 a 13:00

Entrada libre: si comunicas tu presencia con antelación recibirás un ejemplar de Eucaristía

Cambio de horarios

Formación Permanente

Jueves Tarde


de 17:30 a 20:30



más información

Funeral

Luis Maldonado, hizo un servicio impagable a la Iglesia


La impregnó del concilio, que la había cogido más desprevenida que a otras iglesias europeas. Había que pasar del viejo cristianismo de cruzada a la comunidad eclesial, sal y levadura del mundo secular que el Vaticano II asumía sin reservas. Había que pasar del latín y de la misa de espaldas al banquete fraterno de la eucaristía. Luis Maldonado Arenas (1930-2017) formó parte de un grupo excelente de la Universidad Pontificia de Salamanca (Sánchez Aliseda, don Lamberto, Casiano Floristán, Estepa, Mauro Rubio…) que crearon el Instituto Superior de Pastoral (1955) y la Pontificia aceptó trasladarlo a Madrid en 1964 para acercarlo más a todas las diócesis. En él estudiaron y enseñaron los mejores hombres de aquella nueva iglesia. Maldonado fue su director más de diez años y se entregó en cuerpo y alma y muchas horas de estudio a la Liturgia. Comprendió enseguida que ella era la respiración y el aliento mismo de la fe. La reforma del concilio empezó por la liturgia y aún sigue abierta, aunque se haya vuelto a enredar en rúbricas y ritos. Con decir que hasta han cambiado las mismísimas palabras de la consagración con una simple renovación del misal, sin más explicación convincente a los fieles y ni siquiera al unísono con otras iglesias, como la italiana, que no las han cambiado.

Luis Maldonado, en cambio, teólogo y doctor en Innsbruck (Austria), fue un lector incansable de cuanto nuevo brotaba en toda Europa y sabía explicar desde dentro el “misterio” de la liturgia y, sobre todo, de la celebración eucarística. Hay muchas formas de ser cristiano; la de un buen profesor, como él, consiste en cultivar callado el espíritu cristiano de cientos de alumnos y animar así la reforma eclesial. Impagable.

Su aire jovial, cercano, amable y un poco ingenuo disimulaba la profundidad con que examinaba todas las novedades y corrientes europeas. Su generación se había alejado sin quererlo de la religiosidad popular, que permanecía intacta en Latinoamérica y otras iglesias. Cuando Luis percibió tal anomalía en la aplicación conciliar se impuso estudiar lo sagrado y lo popular a este y a aquel lado del Atlántico; ya mayor, solía pasar en Andalucía la semana santa. Cinco, al menos, de sus cuarenta libros indican esa búsqueda en el título; en el último regresó a La esencia del cristianismo (2003). Otros hubieran hecho gala de su saber académico, del dominio de lenguas y bibliografías, pero él no escribía para profesores, sino para cristianos. Presidió varios años la sección española de la Asociación europea de Teología Católica. Dirigió la Revista Española de Teología y perteneció al consejo de redacción de Concilium y otras revistas. Fue profesor invitado en muchas facultades teológicas de España y América.

Su acción pastoral directa estuvo vinculada en Madrid a la Iglesia de la Ciudad Universitaria y, más tarde, a la del Espíritu Santo de la calle Serrano (Consejo Superior de Investigaciones Científicas). Fue consiliario docesano y nacional de la JEC.

JLC

17 de noviembre a las 19:30 h

en la parroquia de

Ntra. Sra. de la Consolación,

calle Juan Explandiú 2. Madrid

El día 23 de octubre de 2017 ha fallecido a los 87 años de edad Luis Maldonado Arenas.

Paseo de Juan XXIII, 3 - Edificio León XIII - 28040 Madrid // Tfnos: secretaría: 915340983 - biblioteca: 915545230